Conversaciones de ascensor

Nos cuesta estar en silencio con nosotros mismos, de la misma forma que nos cuesta estar en silencio en compañía de alguien a quien no conocemos, con quien nos falta mucho por hablar, que nos resulta imprevisible. De forma opuesta, estamos cómodos en soledad cuando nos sentimos conocidos, aceptados, lúcidos y claros, sabiendo quiénes somos y qué es lo que pensamos. Como cuando das un paseo con alguien con quien todo lo has hablado y os basta con disfrutar de la compañía, sin necesidad de conversar sobre cosas mundanas, sin tener que comprobaros.

 

Anuncios
Conversaciones de ascensor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s