QUÉ ES EL AMOR

Seguramente y más de una vez, te has encontrado con un título similar en algún enlace del Facebook que algún amigo tuyo compartió. Y PAM pinchas en él como una loca, esperando encontrar algunas cuantas frases que describan el gran misterio de qué es el amor.

Lo que al final acabas encontrando son una sarta de frases, al estilo El Diario de Noa que al final, más que resolverte la gran pregunta universal, te dejan un sabor dulzón y empalagoso que te dura todo el día. Y ya no te cuento si la que lee el artículo se encuentra sin pareja en ese momento. Porque claro, todas en el fondo deseamos poder leer esos artículos que plagan nuestro Facebook y pensar en nuestra media mandarina.

Por otra parte, pienso que estos nuevos blogs llenos de frases románticas y de textos donde nos describen cómo debe ser el amor, no hacen más que crearnos unas falsas expectativas al más puro estilo Walt Disney. Y es que vivimos en un mundo en el que parece ser que encontrar una persona con la que querer compartir años de tu vida (y ya no te digo TODA la vida) es igual de complicado que encontrar un Gamusino. Sin embargo, todas, y hablo en femenino porque en este caso quiero hablar desde nuestra perspectiva (se admiten respuestas del otro bando), seguimos buscando a ese alguien que nos haga sentir mariposas en el estómago y nos venga a recoger en limusina con un ramo de rosas. Todas queremos sentirnos un poco Pretty Woman.

Creo que cuando leemos 50 Sombras de Grey y vemos lo maravilloso que es él y todas las cosas que hace por ella, cuando vemos en algún video de Youtube la nueva y alucinante forma que tiene él de pedirle matrimonio a ella, o mismamente, cuando vemos las fotos en nuestro Facebook o en Instagram de la típica parejita que sube fotos de los regalos que se hacen constantemente, o del último fin de semana que le ha regalado él a ella en París, nos quedamos pensativas. Pensativas porque nos decimos a nosotras mismas: ¿por qué yo no? Y quizás tu novio te ha regalado un precioso fin de semana en Córdoba o simplemente te escribe un “Buenos días” todas y cada una de las mañanas, haciendo que te levantes de mejor humor.

Pero no, me he dado cuenta de que somos insaciables y de que siempre queremos más. No nos basta con lo que tenemos. Basta con ver otra cosa que no tienes y quererlo. Querer mejorar la relación constantemente, porque claro, qué mierda que a ti tu novio no te lleve en helicóptero hasta su casa a lo Mr. Grey.

Quiero dejar claro, que a mí me pasa la primera. Y lo peor es que me doy cuenta según me pasa. Vente a buscarme al aeropuerto con floreees, Escríbeme cartas diciendo lo mucho que me quieres, Aprende a cocinar y hazme cenas románticas, ¿Por qué no eres más cariñoso conmigo?, ¿Por qué a mí no me llevas París?, y un sinfín más de idioteces que una vez las has dicho, te das cuenta de lo infantiles que suenan. Pero están ahí, el culo veo culo quiero no acaba a los seis años señoras y señores.

Pues bien, hoy mi novio, al que le encanta enseñarme sus nuevos descubrimientos, sea del tipo que sean, me ha enviado un vídeo de una reciente campaña de Ikea, diciéndome lo “BUENÍSIMO” que era. Voy a describir el anuncio brevemente para poneros en situación. El anuncio nos muestra a algunas parejas durante sus comprar en Ikea, durante las cuales no dejan de discutir sobre las cuestiones que creo yo, son UNIVERSALES de todas las parejas cuando van al Ikea (o a cualquier tipo de establecimiento). En fin, en todas las parejas, los problemas parecían ser provocados por las mujeres, ya que como bien sabemos, nos encanta llevarnos la razón. ¿Qué quiero comprar velas? Se compran velas. ¿Qué digo que la cama tiene las medidas para que quepa en la habitación? Tiene las medidas. Y así en un sinfín de situaciones, donde parece ser, en la mayoría de ellas, nuestra pareja nos enseña la bandera blanca de la rendición. Y nos encanta.

Pero al ver este anuncio, gracioso y realista cuanto menos, me ha hecho pensar en cómo se sienten en ocasiones ellos. Y he llegado a la conclusión de que (redoble de tambores) VIVEN BIEN SOLOS. Sí, parece una conclusión estúpida de primeras, pero dejad que os cuente. Ellos sin nosotras son LIBRES de hacer lo que les plazca. ¿Que se quiere tomar una cerveza a las diez de la mañana? Se la toma, ¿que quiere cenar pizza cuatro veces a la semana? Se la cena, ¿que quiere estar sin recoger los platos sucios dos días? Pues ahí les den a los platos, que si hace falta come en servilletas. Y entonces amigas, es cuando nosotras llegamos a sus vidas. Y sí, como buenas estrategas que somos, entramos haciendo poco ruido, para que no se sientan acobardados ni agobiados (que por cierto, esta última es una palabra que les encanta). Pero de la noche a la mañana ZAS, se encuentran con el reto más grande de sus vidas. Aprender a estar con alguien. Y no, no neguemos la realidad. Salir con una mujer es un reto que les costará dinero, tiempo y esfuerzo. Para que después de algunos años, les exijamos que se pongan las pilas, que esto no es lo que estoy leyendo yo en el último blog de mi Facebook. Y todo esto me ha hecho pensar en nuestra pregunta inicial:

¿QUÉ ES EL AMOR?

Creo que el amor no consiste en sentir mariposas las 24h del día, ni en esperar que tu chico se presente en limusina cada vez que sea una ocasión especial, ni en que te escriba las cartas más bonitas del mundo. El amor consiste en ir de compras con él y que no desespere sujetándote el bolso en una tienda atestada de gente mientras tú te decides por un pantalón u otro, que a su parecer serán iguales (y aun así hará de apoyo moral decidiéndose por uno). Amor es que vayáis al Ikea, y que tú quieras comprar todas las tonterías de la tienda (véanse marcos de fotos, cojines, velas, flores y un largo etc.) y que, tras una posible y segura discusión, porque está claro que para él, el sinfín de tonterías es algo innecesario, acabará dando su brazo a torcer para que tú salgas sonriente por la puerta con tu cantidad ingente de velas. Amor es cenar en un restaurante, que tú te encuentres mal, y que él pida que le empaqueten la comida para comérsela al día siguiente contigo, a sabiendas de que sabrá muchísimo peor. Amor es ir al supermercado y comprarte un zumo que sólo a ti te gusta, sabiendo que él tendrá que comprar otro.

Y es que al final, no podéis negarnos nada, porque para cuando os dais cuenta de que solos estáis mejor, nosotras ya hemos arrasado con todo, y ya no hay marcha atrás. Porque os habéis enamorado, y os acaban gustando nuestras velas, las cenas del día anterior e incluso nuestro zumo.

Y esto me hace pensar que ellos renuncian a muchas cosas por nosotras, y que nosotras, cegadas por el bombardeo romántico-ñoño de este siglo, no nos damos cuenta de estas cosas, que al fin y al cabo, es lo que llaman AMOR.

Y a mí en estos momentos me dan ganas de darle un gran beso a mi novio y decirle: la próxima vez, compraré menos velas en el Ikea.

love-black-and-white-vintage-smoking-kissing-couples-romance-relationship-girly-audrey-hepburn-making-out-vintage-gif-old-movies-beautiful-girls-classics-kissing-gif-girly-gif-romantic-gif-merilyn-monroe-couples-gif-50s-20s

Anuncios
QUÉ ES EL AMOR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s